Alimentar la compasión – Ogyen Trinley Dorje

En 2014, Su Santidad el 17º Karmapa, Ogyen Trinley Dorje, cumplió los deseos
largamente atesorados de sus estudiantes europeos al visitar Alemania durante dos semanas en mayo y junio. En esa histórica ocasión, viajó por Alemania dando
conferencias en auditorios llenos a rebosar, tuvo encuentros con líderes de diferentes religiones y cumplió con sus responsabilidades como cabeza de un linaje budista de 900 años de antigüedad.

Para muchas personas, la visita del 17º Karmapa fue no sólo una primera visita
innovadora, sino también un regreso a casa: el regreso a un terreno familiar. Su
predecesor en el linaje de reencarnaciones de los Karmapas – Su Santidad el
decimosexto Karmapa, Rangjung Rigpe Dorje – había jugado un papel decisivo en la introducción del budismo tibetano a los europeos en la década de 1970. Durante dos giras principales por Europa, el 16º Karmapa visitó una docena de países, ofreciendo ceremonias de la Corona Negra y diseminando las semillas del Dharma en los corazones de innumerables jóvenes europeos. Cuatro décadas y un buen número de canas más tarde, muchos de esos mismos estudiantes se reunieron desde todas partes de Europa para escuchar las enseñanzas del 17º Karmapa, retomando así su relación con su predecesor, el 16º Gyalwang Karmapa.

El 17º Karmapa entabló también muchos vínculos nuevos a lo largo de este viaje, y en particular salió al encuentro de los jóvenes. Su Santidad habla a menudo de los principales problemas globales a los que la juventud de hoy en día se enfrenta. Lo hace no sólo como uno de los principales líderes espirituales del mundo, sino también como una persona en su veintena que comparte con su propia generación la responsabilidad de hacer frente a esos desafíos.