Cómo abrir mentes cerradas – William J. Reilly

Desde hace mucho tiempo, los más destacados hombres de negocios han convenido en que el éxito de cualquier directivo, ejecutivo menor, sobrestante o supervisor depende primordialmente de su «capacidad para manejar a la gente».

Durante más de treinta años, quien esto escribe ha trabajado con cientos de hombres de empresa en la selección y capacitación de directivos interesados en desenvolver tan estimada aptitud. Sin embargo, son bien pocas las empresas comerciales que han instalado programas sostenidos y continuos encaminados a crear mejores relaciones humanas, con e] resultado lamentable de que demasiados administradores, directivos, sobrestantes y supervisores constantemente cometen inexcusables errores en el manejo de sus empleados. Dichos funcionarios se inclinan todavía a actuar como vacilantes oportunistas, resolviendo casos similares en formas distintas en diferentes días, o dando la misma solución a casos diferentes; todo por no haber elaborado procedimientos específicos de operación y pericias personales basadas en una plena comprensión de la naturaleza humana; Además, muchos empleados de estimable mérito que laboran en diversos niveles en cualquier organización comercial ignoran cómo abrir la mente de sus jefes para obtener de ellos un ascenso o un aumento de sueldo.